Ladrón de niños y otros cuentos

Chávez Castañeda, Ricardo

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)

Selección de cuentos que muestra la capacidad experimental de Ricardo Chávez Castañeda, quien logra suscitar el asombro en cada página. A la deriva entre lo terrible y lo sublime, estos cinco relatos presentan personajes solitarios, casi fantasmales, dispuestos a sobrepasar los límites de lo humano a pesar del constante acecho de la muerte.

Ladrón de niños y otros cuentos

Chávez Castañeda, Ricardo

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)

Precio:

$ 49.00

MXN

Descuento:

15.00 %

Cantidad:

Cantidad inválida, disponible: 1

Formato:

Precios exclusivos de la librería virtual

Reseña

Selección de cuentos que muestra la capacidad experimental de Ricardo Chávez Castañeda, quien logra suscitar el asombro en cada página. A la deriva entre lo terrible y lo sublime, estos cinco relatos presentan personajes solitarios, casi fantasmales, dispuestos a sobrepasar los límites de lo humano a pesar del constante acecho de la muerte.

Isbn: 9786071615541

Isbn: 9786071614315

Presentación: Electrónico

Presentación: rustico

Peso: 0.01 kg

Idioma: ESPAÑOL

Idioma Original: ESPAÑOL

Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)

Número de páginas: 135

Año de edición: 2013

Colección: CENTZONTLE

Área temática: LITERATURA

Ficha catalográfica

Chávez Castañeda, Ricardo
   Ladrón de niños y otros cuentos/Ricardo Chávez Castañeda—México : FCE, 2013
   135 pp.; 17 x 11cm.—(Colec. CENTZONTLE)
   1. Cuentos Mexicanos 2. Literatura Mexicana - Siglo XXI
LC PQ7296DeweyM863Ch339l
Biografía del autor

Nació en la ciudad de México en 1961. Quiso ser futbolista profesional mientras los tobillos y los sueños supieron sostenerlo; después creyó que el gusto por los números era suficiente para convertirse en ingeniero en computación y así sumó su segundo fracaso, más tarde se convirtió en psicólogo de título guardado bajo los dos colchones de su cama, y sólo entonces descubrió que siempre había vivido cerca de lo único que le apasionaba, es más, que siempre las había tenido en la boca y entre los dedos y en el fondo más profundo de su imaginación: las palabras. Desde entonces escribe y escribe y escribe, y así ha inventado que sigue metiendo goles en el estadio y que continua sumándole números al infinito y que prosigue ayudando a la gente a vivir mejor dentro de su cabeza, y, lo mejor, ha inventado que es escritor y que escribe y escribe y escribe